Música para meditar

Música para meditar
5 (100%) 1 voto

Música para meditar o entrar en trance

La costumbre de la meditación supone constancia y es por ello que debemos hallar la técnica que más confortable nos resulte, entre las técnicas hay una que consiste en escuchar música para meditar. Es un increíble recurso para la gente que le cuesta concentrarse y precisa de un estímulo como este. Hay quienes logran relajarse y calmar su mente consiguiendo así un estado de confort. Pero si hay una música correcta de fondo es mucho más fácil. Pero la pregunta es ¿cuál es la música para meditar ideal? A continuación te lo explicamos…




Hay muchas maneras de entrenar para poder llegar a un estado de meditación. Esta enorme diversidad de técnicas tiene como propósito que cada individuo escoja su forma preferida de implicarse en la meditación. En este estado nuestros sentidos se relajan para así estar en armonía con todo lo que sucede en el interior de nuestra mente. La creatividad, así como la construcción de imágenes o pensar en cosas buenas ayudan fácilmente a que sintamos paz interior.



Hay otras técnicas como los leves contactos físicos en forma de caricias, sentir el aire como entra por nuestra nariz; sintiendo la frescura al inhalar. Sentir nuestro cuerpo apoyado en la zona donde nos encontremos, el aroma que nos evocan sitios y experiencias agradables, el contacto con nuestra ropa que llevamos puesta… Todos nuestros sentidos los deberemos agudizar. Nuestro sentido para escuchar y sentir los sonidos es muy importante, por eso la música especial se encuentra dentro de los elementos que se utiliza en la meditación para adentrarnos en nuestro estado de tranquilidad interna.

Importancia de la música para meditar profundamente

Cabe destacar que nada al empezar la meditación, y si no poseemos mucha concentración, es posible que los pensamientos se conviertan en un torrente continuo de distracciones. Frente esta contrariedad hemos de centrarnos en lo que verdaderamente es importante, observando todo lo que acontece hasta que disminuya la intensidad de su distracción. La técnica de la meditación con música puede ser de una gran ayuda. Y ¿qué música es la más correcta? Vamos a comprobarlo.

Música zen para meditar

Armonizar nuestros sentidos con la música para meditar

El propósito de todos estos ejercicios y técnicas que utiliza la meditación es el mismo: Llegar a alcanzar nuestro estado de plenitud, en el que nos reencontremos con nosotros y adquiramos una más grande conciencia de lo que experimentamos normalmente. ¿Qué requerimos para empezar a meditar? Lo primordial es sostener una posición erguida y distendida que nos permita estar un buen rato de esta forma. Después centrarnos en nuestra respiración en cómo entra el aire por la nariz y sale por la boca.

Música para orar y meditar

La cabeza, si no aprendido aún a controlarla, lo cual necesita de una enorme especialidad y costumbre, puede ser la más grande fuente de distracción, y nuestros sentidos pierden su sensibilidad al no poder fundirnos con ellos. Frente estas adversidades que poseemos para llegar a calmar nuestra cabeza, la música se muestra como un increíble recurso.

Aunque la música pertenece a nuestro lenguaje universal, es algo muy personal. No a todos nos puede gustar lo mismo, ni nos relajan las mismas melodías ni nos emocionan las mismas letras. Su hermosura además es algo subjetivo. Aunque si que hay algunos patrones musicales que están premeditados para ocasionar estados concretos, como entre otras cosas la tranquilidad. Hay algunas melodías que logran relajar y calmar a la mayor parte de la gente. Estos recursos de música en streaming os serán de gran ayuda cuando necesitéis una asistencia plus en vuestra meditación.

Deja tu opinión

*